CUT apoya a Boric

CUT apoya a Boric

image_pdfimage_print

Chile vive momentos cruciales. Décadas de acumulación de luchas y fuerzas, para abrir paso al proceso constituyente y poner en evidencia a partir de la expresión multitudinaria de millones en las calles, el cansancio con un modelo que se sostiene en la desigualdad y abusos de los poderosos, hoy está en riesgo. Los trabajadores y trabajadores sabemos que ha sido solo con la unidad y la lucha, que hemos logrado avanzar.

Los dirigentes sindicales sabemos lo que significa la derecha para nuestros anhelos. En dictadura fuimos perseguidos y pagamos los costos de la recesión económica de los años 80; en el primer gobierno de Sebastián Piñera, vivimos la farandulización del rescate de los 33 mineros y el compromiso en ese minuto de ratificar el convenio 176 de la OIT, sobre seguridad y salud para trabajadores de la minería, convenio que hasta el día de hoy no ha sido ratificado por presión del gran empresariado.

En el primer y segundo gobierno de Sebastián Piñera, hemos debido lidiar con el desprecio de este gobierno hacia la organización sindical, señalando tanto en su primer como segundo mandato, que él no dialogaría con las organizaciones sindicales, sino de manera directa con los trabajadores. Hasta el día de hoy, pese a las innumerables reuniones sostenidas con el gran empresariado, nunca han entrado los trabajadores y las trabajadoras a la Moneda para poder dialogar con él, y hemos vivido la imposición de su criterio en las negociaciones de salario mínimo y reajuste del sector público.

La gobernabilidad no se construye excluyendo y cerrando las puertas, la gobernabilidad no se construye oprimiendo al que piensa distinto o tratando de negarlo. Si Chile quiere paz, ello solo será posible de construir con un camino distinto al que hemos transitado hasta ahora.

Por ello, enfrentados a un tiempo crítico, en el marco de la segunda vuelta electoral, no seremos los trabajadores organizados en la CUT, los que tomemos distancia. Aquí no vale el argumento de que deberemos igual salir a trabajar, sea quien sea electo presidente. Los trabajadores vivimos de nuestros salarios y nuestro trabajo y nunca, ni con un gobierno de la clase trabajadora, dejaremos de contribuir con nuestro esfuerzo al desarrollo de Chile.

Hoy tenemos un riesgo real y concreto: retroceder en derechos. Las políticas que representó este gobierno se profundizarán en un gobierno de “ultraderecha”. Podrán hablarnos de más mano dura, pero ello solo esconderá las reales causas del conflicto. Sabemos de primera fuente los flagelos que vivimos en nuestros barrios, el temor y riesgo de que nuestro hijos e hijas salgan a jugar a la calle por miedo a que reciban una bala loca; el temor frente al narcotráfico que se ha tomado nuestras poblaciones; el temor frente a la migración porque nos convencieron que son los migrantes los responsables del empleo precario, cuando los principales responsables son empleadores que solo piensan en sus bolsillos, entendemos el cansancio de muchos frente a las manifestaciones, pero solo ha sido con ellas, que se pudo abrir paso al debate de derechos que nos ha sido negados.

Somos parte del pueblo y vivimos los mismos temores, dolores y pesares. Pero no nos perdemos, la ultraderecha no será la que resuelva las raíces estructurales de las urgencias que nos aquejan. En países hermanos, estos gobiernos lo único que han logrado es profundizar los conflictos, han aumentado la criminalización, los niveles de desigualdad y pobreza y no han controlado la violencia ni el narcotráfico.

Por eso, y por nuestro compromiso con Chile y su destino, es que, como CUT, hacemos un abierto llamado a los trabajadores y las trabajadoras de Chile a votar en esta segunda vuelta y a votar por Gabriel Boric. No hacemos este llamado a votar por miedo, lo hacemos con convicción, pues estamos ciertos que solo será con mano firme, pero con capacidad de diálogo que podremos garantizar la gobernabilidad que tanto se demanda. La pandemia ha dejado en evidencia que el mundo del trabajo y especialmente los trabajadores y trabajadoras, hemos sido los que hemos pagado los costos de la crisis, tenemos incertidumbre sobre el futuro, se anuncia el fin de puestos de trabajo en el comercio, pese a las utilidades que tuvieron las empresas en plena crisis sanitaria, se termina el IFE, crece la informalidad y las mujeres hemos retrocedido 10 años en nuestra incorporación al mundo del trabajo.

Hacernos cargo de estos desafíos solo será posible si Gabriel Boric presidente, pues ha sido el único candidato que ha planteado que, dentro de los 100 primeros días de su mandato, conformará una Comisión de Diálogo Social para diseñar, con todos y todas, un plan de reactivación económica y creación de empleo para Chile.

Por los miles de trabajadores y trabajadoras fallecidos por proteger nuestra vida, por los miles de trabajadores y trabajadoras que viven con salarios precarios, pero día a día ponen de pie a Chile. Porque somos la fuerza que mueve Chile, no renunciaremos al deber que tenemos con nuestra patria, por la defensa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras, hoy apoyamos decididamente a Gabriel Boric en esta segunda vuelta.

CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL AMPLIADO CUT