AJUNJI hace llamado a fortalecer protección de trabajadoras JUNJI por disparos en cercanías de jardín infantil

image_pdfimage_print

La Asociación Nacional de Trabajadoras/es de la Junta Nacional de Jardines Infantiles -AJUNJI Nacional-  hace un nuevo llamado a las autoridades competentes a fortalecer la protección de las/os funcionarias/os de jardines infantiles JUNJI y de otras redes, en especial en sectores de vulneración social.

Esto ante un nuevo hecho de violencia que ha sucedido esta mañana en el Jardín Infantil Banderita, de Viña del Mar, en donde cerca de las 8:30 horas se escucharon balazos en las cercanías de este establecimiento. Las funcionarias del lugar narran que vivieron momentos de alta tensión, nerviosismo y dramáticos cuando vieron a un hombre disparando a un chófer de una micro.

Además, tuvieron que llamar a Carabineros para advertir de la gravedad de los hechos, estando en el piso para protegerse, con niños en las cercanías, por ser hora de ingreso al jardín infantil. Posteriormente, sólo tres funcionarias decidieron ir a la Asociación Chilena de Seguridad -ACHS-  por la conmoción.

Desde AJUNJI Nacional entregan un respaldo público a las funcionarias afectadas ante este nuevo acto de violencia, que no es el primero, e insisten que son muchas las trabajadoras JUNJI que deben conjugar su labor con las balaceras, agresiones, asaltos, entre otros.

Hacemos un llamado a la ciudadanía y a las autoridades competentes para tomar conciencia de la gravedad de estas acciones, proteger y respetar los recintos de educación parvularia, colegios, barrios y poblaciones en general. Estos hechos  perjudican gravemente la salud mental y emocional de los trabajadores de la Educación; los que no podrán continuar sus labores de educación y atención de calidad hacia niños y niñas que así lo requieren (…) Acá no hay espacio para aprovechamientos políticos, se debe hacer algo a la brevedad ”, advierten en el gremio.

A su vez, la asociación subraya que estas situaciones no son recientes y que han sido transversales a todos los gobiernos, sin que ninguno haya sido capaz de implementar políticas eficientes que resguarden la función diaria de las trabajadoras JUNJI y de los niños que acuden a esos recintos, a pesar de los reiterados avisos de la AJUNJI.